Archives For trabajo

A finales de octubre descubrimos en nuestro radar una interesante publicación denominada Future 50. La elaboran conjuntamente Fortune y Boston Consulting Group desde hace dos años, y en ella se identifican, a partir del análisis de docenas de factores, las empresas con mayor potencial de crecimiento a largo plazo.

Casi al mismo tiempo nos llegaba la noticia, a través de la BBC, de que por primera vez China ha superado a Estados Unidos en número de ‘unicornios’ (nuevas empresas valoradas en más de 1.000 millones de dólares).

Estos dos hechos nos han movido a analizar qué tienen en común esas compañías, para ver qué si ambas noticias nos dan alguna pista de hacia dónde se dirige el futuro del trabajo.

¿Cómo son las Future 50?

Si analizamos cómo se distribuyen geográficamente las 50 empresas que componen la lista, observamos que el 56% son de Estados Unidos, 32% de China, 6% de Europa, 4% de Australia y 2% Japón. Desde esta perspectiva observamos importantes diferencias entre las empresas chinas y las estadounidenses. Resulta revelador, por ejemplo, que la cifra de beneficio acumulado de las 16 empresas chinas que aparecen en la lista (USD 4.345 bn) supera el beneficio acumulado de las 28 empresas estadounidenses (USD 3.904 bn) y que, sin embargo, el valor de mercado acumulado de las compañías americanas es más del doble que el de las compañías chinas (USD 3.844 bn vs. 1.415 bn).

Hay que destacar también que cuatro de las empresas de la lista reportan pérdidas. Entre ellas, las dos mejor valoradas en el ranking, Workday y Square, y la conocida empresa de Elon Musk, Tesla. La cuarta compañía en perdidas es la australiana Atlassian.

Asimismo, nos parece significativa la escasa presencia de compañías europeas en esta lista. Solo aparecen tres: la francesa Dassault Systèmes, la sueca Spotify y Accenture (domiciliada en Irlanda). Unos datos que ponen en evidencia la necesidad urgente de construir planes europeos para competir en esta nueva economía.

Si las analizamos por sector, un 38% de las empresas de esta lista desarrolla su actividad en el campo de las tecnologías de la información (18 % software, 12 % servicios IT y 8 % hardware, equipamiento y semiconductores). Le siguen los sectores de servicios de comunicación (16%), consumo discrecional (14%) y salud (12%) y, por último, tres sectores más ‘tangibles’: bienes de consumo básicos (8%), bienes industriales (8%) e inmobiliario (4%). Los tres dominados por compañías chinas. También nos llama la atención que la compañía que encabeza la lista sea Workday, un ERP para la gestión de personas, lo que indica el potencial de digitalización que los analistas que han elaborado la lista detectan en nuestra área.

Desde la perspectiva de su valor de mercado, los sectores mejores valorados son servicios de comunicaciones (USD 1.872 bn), consumo discrecional (USD 1.459 bn) y tecnologías de la información (USD 1.450 bn). En el otro extremo, los peor valorados son los sectores más ‘hard’, como el de bienes industriales (USD 96 bn) y el inmobiliario (USD 41 bn).

En relación, al número de empleados por sector, los que más empleo generan son los de consumo discrecional (en el que se incluyen empresas como Alibaba, Amazon, Rakuten o Tesla) con 911.148 empleados y el de tecnologías de la información con 811.964 personas. Les sigue a bastante distancia el de servicios de comunicaciones que emplea a 267.104 individuos.

Por otra parte, si combinamos ambas perspectivas descubrimos que el ratio entre valor de mercado y número de empleados de las empresas es muy heterogéneo, aunque destacan por encima de los dos dígitos Visa, Transurban, Vertex Pharmaceuthicals y Facebook. Ninguna de ellas, por cierto, entre el top 10 de las Future 50.

¿Cómo son los Unicornios?

De la clasificación del Hurun Research Institute a la que se refiere el artículo de BBC que antes mencionaba, lo primero que llama la atención es que de entre los 494 ‘unicornios’ que componen la lista, los tres primeros puestos son para compañías chinas: Ant Financial (Fintech), Bytedance (los dueños de Tik Tok, entre otras) y Didi Chuxing (movilidad), valoradas en USD 150 bn, 75 bn, y 55 bn, respectivamente.

Cuando analizamos su distribución geográfica, observamos que ocho de cada diez son empresas chinas (41,7%) o estadounidenses (41,1%). Es de destacar también que en la lista hay solo un 7,2% de empresas europeas, y una única empresa española: Cabify, que ocupa la posición 264, lo que vuelve a mostrar la débil posición de Europa, y de España, en la creación de este tipo de compañías de alto crecimiento.

También nos llama la atención que Beijing (82) ya supera a San Francisco (55) y Shanghái (47) a New York (25) en cuanto a número de empresas unicornio.

Al analizarlas por sector, vemos que hay un 22,47 % de empresas del sector de servicios IT (8,91 % Cloud, 4,45% Shared Economy, 4,25% Software & Services, 2,23% Blockchain, 1,42% Cybersecurity y 1,21% Instant Messenger). Les siguen los sectores de e-commerce (13,77%), Inteligencia artificial y Big Data (11,74%), Fintech (11,34%) y Health & Life Sciences (9,11%). El resto de los sectores están menos representados, aunque cabe destacar Logística (6,88%), Media & Entertainment (4,86%), E-cars (3,04%) y EdTech (3,04%) en la medida en que la aparición de ‘unicornios’ en estos sectores pueden anticipar disrupciones importantes.

Con relación a la valoración de las empresas de los diferentes sectores, vemos que Fintech es el que tiene una mayor valoración (USD 333 bn), seguido de Media & Entertainment (USD 123 bn), Cloud (97 bn) e inteligencia artificial (USD 73 bn).

¿Cómo impactará en el futuro del trabajo?

Tanto en la lista de las Future 50 como en el ranking de ‘unicornios’ del Hurun Reserarch Institute, vemos una lucha feroz entre Estados Unidos y China por el dominio de los mercados, y que Europa se está quedando claramente atrás en esta carrera.

Vemos también la competición entre Valor de Mercado (Cultura Americana) y Beneficio (Cultura China), lo que puede suponer cambios en las reglas del juego y provocar desajustes, entre estos dos bloques y en la economía global.

Asimismo, llama la atención que en la lista Future 50 los sectores más tradicionales (Bienes de consumo, Industrial y Real State) estén dominados por empresas Chinas.

Pero, sobre todo, queda en evidencia que Europa necesita potenciar la creación y el desarrollo de compañías para poder competir con las compañías chinas y estadounidenses, lo que supone la necesidad de alianzas, y cambios en los sistemas educativos y en el marco normativo para poder ser competitivos en este entorno de futuro.

Por sectores, las tecnologías de la información y servicios siguen siendo los principales sectores en los que se concentran tanto las Future 50 como los unicornios, aunque entre los unicornios vemos compañías que apuestan por negocios con un mayor potencial de provocar grandes cambios en sus sectores, especialmente en e-commerce, IA & Big Data, Fintech y Health & Life Science.

En cuanto al valor de las compañías, las mejor valoradas, en el caso de las Future50, son las de servicios de comunicaciones, consumo discrecional y tecnología de la información, mientras que entre los unicornios los más valorados los encontramos en los sectores Fintech, Media & Entertainment, Cloud e inteligencia artificial, lo que nos dibuja un futuro cada vez más digital, más automatizado, más en la nube y alrededor de cinco ejes de nuestras vidas: salud, dinero, consumo, comunicación y entretenimiento.

Con relación al número de empleados por sector, vemos como las compañías que trabajan con perfiles de tecnologías de información y servicios basados en plataformas (consumo discrecional y servicios de comunicaciones) son los que más empleo generan. Y aunque, debido a la tipología y complejidad de las empresas, deberíamos hacer un análisis más profundo para identificar los perfiles concretos que demandan, lo que podemos asegurar es que en estos sectores podemos encontrar lo que David H. Autor llama ‘trabajos de nueva frontera’ (asociados a nuevas tecnologías), ‘enriquecidos’ (por las nuevas tecnologías) y de ‘última milla’ (trabajos poco cualificados que permiten llegar donde la tecnología hoy por hoy no llega).

Si comparamos este análisis de las actividades y mercados del futuro con la realidad de las 10 empresas que más facturan en España en 2019 (donde todavía dominan las empresas de alimentación, energía, infraestructuras y automoción) entenderemos la preocupación extendida en nuestro país por poner en marcha iniciativas de transformación de los modelos de negocio para poder competir en el futuro.

Este análisis, además, nos lleva a reflexiones importantes sobre donde se están enfocando las inversiones y el valor en los nuevos mercados, y en qué sectores se concentra el empleo. Una foto que nos tiene que llevar a reflexiones importantes individuales, como país y como continente, y a que unamos fuerzas, para construir un mejor futuro para el trabajo en Europa. Si no empezamos a actuar ya, es muy probable que el futuro nos pille por sorpresa y sin capacidad para reaccionar.

 

Artículo publicado originalmente en http://www.futureforwork.com/donde-estan-las-empresas-y-el-trabajo-del-futuro/

Desde la llegada de las plataformas audiovisuales a España, el acceso a contenidos y la aparición de nuevas series está creciendo a un ritmo exponencial. Una de las líneas temáticas que más se está desarrollando son las historias sobre el futuro y, sobretodo, las distopías enmarcadas en el género de ciencia ficción como Black Mirror, Westworld o Altered Carbon, que nos llevan a futuros indeterminados, muy tecnológicos, y que nos invitan a reflexionar sobre los dilemas éticos a que nos enfrentamos en nuestra evolución como especie.

Entre esta avalancha de series, en verano de este año llegaba a España Years and Years, una nueva serie inglesa, producida conjuntamente por la BBC y HBO, que nos ha llamado la atención por cómo evolucionan en esta historia varias señales que ya estamos observando en el presente para construir una línea de futuro mucho más realista, aunque no por ello menos distópica, que otras series que hablan de ese mundo que está por llegar.

En seis capítulos, esta serie nos transporta de 2019 a 2034 a través de la historia de una familia de Manchester, los Lyons. La historia dramática es interesante porque nos muestra como impactan en los miembros de esta familia británica los cambios que previsiblemente experimentará el entorno tecnológico, económico y social en ese período. Las distintas situaciones y los acontecimientos que van experimentando los Lyons a lo largo de esos 15 años nos ayudan a reflexionar sobre como pueden evolucionar en el futuro ciertas realidades que ya estamos viviendo en la actualidad.

Cómo cambiará el mundo en los próximos 15 años

Sin ánimo de hacer ‘spoilers’, veamos algunas de las tendencias que reflejan los hechos que aparecen en la serie:

Desde la perspectiva del contexto Político, Years and Years muestra un aumento de la separación entre países. La Unión Europea se fragmenta, a consecuencia de los populismos locales que se extienden alimentados por las ‘fake news’, que cada vez tienen un mayor impacto en la opinión pública, y que también provocan que se incrementen las tensiones con refugiados e inmigrantes. Además, el conflicto entre Estados Unidos y China se intensifica.

Desde la perspectiva del contexto Económico, podemos ver como la economía global se vuelve más volátil, al tiempo que se observa un empobrecimiento progresivo de las clases medias, que se acelera con el colapso de algunas grandes entidades de ahorro, lo que provoca que muchos ciudadanos pierdan sus ahorros en un abrir y cerrar de ojos.

Desde la perspectiva del contexto Social, mientras que, por una parte, se normalizan completamente las relaciones entre personas de mismo género, por otra, se produce una devaluación laboral y ética, que encuentra respuesta en un incremento del activismo, consecuencia de la pérdida de derechos y del cambio climático.

Por último, desde la perspectiva de la Tecnología, Years and Years nos muestra un futuro próximo donde los asistentes de voz inteligentes y los hogares conectados son parte de la vida diaria, la realidad virtual y la realidad aumentada se usan para fines lúdicos, las entregas a domicilio las hacen drones, y los ciudadanos estamos totalmente cuantificados. En esta línea, también aparecen implantes subcutáneos y otros dispositivos tecnológicos que se integran en el cuerpo humano y que nos acercan al futuro que predican los transhumanistas.

¿Y qué pasa con el trabajo?

Todos estos cambios nos dibujan un futuro del trabajo donde el mercado laboral se transforma de forma abrupta como consecuencia de la digitalización, la automatización y la inteligencia artificial, lo que provoca que varios de los protagonistas de la serie pierdan los empleos seguros y bien retribuidos de los que disfrutaban hasta la fecha. Estos cambios hacen que esas personas tengan que emprender sus propios negocios o hacer un re-skilling para entender y afrontar las nuevas realidades laborales. Aunque también hay personajes que no emprenden, o no pueden hacer la transformación de forma rápida, y buscan alternativas con micro-trabajos y otras vías alternativas de conseguir ingresos a la espera de encontrar un trabajo mejor, que puede tardar años en conseguir.

La serie también refleja como, previsiblemente los trabajadores de mediana edad con empleos tradicionales y estables serán los que más sufrirán esta transformación del mundo del trabajo, mientras que dibuja un futuro laboral más fácil para los jóvenes, una generación menos numerosa y mejor formada para las nuevas necesidades del mercado de trabajo y que entienden mejor las nuevas realidades laborales.

Evidentemente, no sabemos con certeza si el futuro de nuestros trabajos recorrerá estas líneas temporales o seguirá una trayectoria diferente, pero lo que sí sabemos es que ciertas señales que detectamos hoy bien nos podrían llevar hacia algunas de estas realidades.

Por nuestra parte, os invitamos a que la veáis, reflexionéis y saquéis vuestras propias conclusiones sobre los posibles escenarios hacia los que puede dirigirse el mercado de trabajo y, en especial, sobre lo que podemos hacer, cada uno desde nuestra posición, para que el futuro del trabajo más probable esté lo más cerca posible del futuro del trabajo más deseable.

 

* Artículo publicado originalmente en http://www.futureforwork.com/years-and-years-y-el-futuro-del-trabajo/