10 puntos para liderar el Nuevo Talento

17 marzo, 2014 — 70 Comments

6337153123_45cf816bca

Las compañías cada vez son más conscientes de que las cosas que han funcionado hasta ahora, no van a volver a funcionar jamás. Es necesario reinventar, reimaginar y repensar cómo líderar y cómo construir nuevas empresas y nuevos negocios para esta nueva era.

Una de las principales oportunidades que existen es ser capaces de conseguir liberar todo el potencial de todas las personas que forman parte de la organización, y especialmente, hacer que todo funcione con la velocidad y las ideas que son necesarias en este momento.

Para conseguirlo es imprescindible liderar el nuevo talento. Estos son 10 puntos que nos pueden ayudar a conseguirlo:

Cada persona es única. Las fórmulas iguales para todos han dejado de existir, en la medida que entendemos que las personas quieren cosas distintas en las organizaciones, seremos capaces de microsegmentar las necesidades para ofrecer lo que es necesario para que cada uno esté dispuesto a dar lo mejor de sí mismo en el entorno de trabajo.

Crear espacios colaborativos. El puesto de trabajo “único”, ha dejado de existir. Es necesario facilitar la movilidad, el trabajo virtual y los espacios compartidos. Cada vez será más necesaria la colaboración (física y virtual) en la medida que se creen, los resultados mejorarán.

Ofrecer proyectos, no planes de carrera. Ha quedado claro que es imposible predecir la evolución de los negocios a largo plazo. Ya no tiene sentido crear planes de carrera lineales, es importante enfocar el desarrollo en los proyectos que aparecen y se desarrollan en las organizaciones. El desarrollo a corto plazo con visión a largo plazo en función de las preferencias personales y las necesidades del negocio.

La “causa” es importante. Necesitamos transmitir “¿para que?” se hace cada cosa en la compañía. El “¿por que?” se hace (la “causa”) es más importante que el resultado, sin conocer los motivos, cada vez será mas difícil conseguir el resultado. En la medida en que estén alineados la “causa” con los valores personales, se generará mayor compromiso e implicación en las personas.

Autenticidad y honestidad cómo estándares de la cultura. Cada vez más, tenemos que entender que cada persona es única y que siéndo ella misma es cuando libera todo su talento. Las culturas de “perfil único” han dejado de existir por el bien de los resultados. Ganando honestidad y coherencia en el entorno laboral todos ganamos.

No escalar, si recompensar. El nuevo talento no quieren escalar en la jerarquía, entre otras cosas por que la jerarquía cada vez tiene menos razón de ser. Cada vez es más importante recompensar (a medida de las necesidades) rápido y bien que escalar en las pirámides organizacionales.

Libertad con objetivos. Necesitamos tener claro que el control cada vez tiene menos sentido, lo que es importante es tener claramente definidos los objetivos. No marquemos el “¿cómo?” pero si el “¿Qué?”. Sinceramente, nos sorprenderemos de los resultados, y mucho.

Multi-comunicación con canales diferenciados. Estamos en el momento de la historia en el que tenemos más vías/canales de comunicación, es el momento en el que más comunicación tenemos y producimos. Por eso, es fundamental abrir todos los canales posibles para conseguir la correcta comunicación por parte de todas las personas de la compañía. El éxito en la gestión multicanal de la comunicación dependerá la eficiencia para conseguir los resultados.

Transferencia de la experiencia.Necesitamos crear equipos de trabajo heterogéneos que enriquezcan la experiencia de cada uno de los miembros del grupo, la diversidad es un gran valor en el que todos los miembros ganan.

Empújalos hacia adelante. Es fundamental que los líderes humanos empujen hacia adelante el talento. En ellos está la responsabilidad de llevar a las personas fuera de su zona de confort para su crecimiento. Para ello necesitamos crear “plazos” cortos, realistas y realizables. Cuando marcamos esa intensidad, es cuando más foco tenemos para conseguir resultados. La visión del desarrollo, el seguimiento y el feedback del proceso es imprescindible que esté guiado por los nuevos líderes.

¿Añadirías alguno más? ¿Se están produciendo estos cambios?

 photo credit:  Alexandre Dulaunoy

Rafa

Posts Twitter Google+

Apasionado por las personas y las organizaciones. Curiosidad infinita. Acción. Trabajo en las Nuevas relaciones humanas para construir nuevos negocios. Si quieres contactar conmigo de forma directa me puedes encontrar en twitter: @RafaDiaz1