2014. Nuevas relaciones humanas

16 diciembre, 2013 — 69 Comments

brazil-united-states-1097879-oR

Este 2013, nos ha dejado claro que las empresas y los mercados están cambiando a ritmos que eran impensables hace 5 años. Esto esta haciendo que todo lo que se ha hecho hasta ahora sea cuestionado y repensado. Cada vez se buscan nuevas y diferentes maneras de hacer las cosas.

Una de las cosas que han quedado muy claras este año, es que las personas serán cada vez más “clave” en las organizaciones y la forma en la que se relacionan desde las perspectivas individuales, grupales y sistémicas marcan la diferencia. Y esto provocará nuevas relaciones humanas para los nuevos negocios en 2014.

Todo va a ganar en simplicidad y complejidad, aunque parezca paradójico, no lo es. Simple y complejo está condenado a convivir en la nueva certeza, que es la constante incertidumbre de los nuevos negocios, como consecuencia de la tecnología, los hábitos de consumo y la micro segmentación de los clientes y mercados.

¿Cómo  afectará esta nueva situación en las relaciones humanas en 2014?

Nuevos modelos de talento. Menos genéricos y más específicos que ayuden al desarrollo de la organización y de la persona más allá del trabajo. Estos modelos, tendrán que garantizar que las personas están en el mejor lugar que pueden y quieren estar en la organización para tener resultados extraordinarios que impacten directamente en el negocio.

El cambio y la transformación cómo normalidad. La estabilidad y el status quo han desaparecido para siempre, tenemos que ser capaces de normalizar el cambio y la transformación. Cambiamos la planificación por los proyectos, esto provocará la eliminación de las jerarquías y el desarrollo del liderazgo humano.

Liderazgo transversal y múltiple. Todas las personas de la organización serán a la vez líderes y seguidores de distintos proyectos. El papel de los mentores y coaches tendrán cada vez más importancia para acelerar el desarrollo y el negocio.

Desestructuración de las estructuras. Las empresas se están quedando con las estructuras “núcleo” del negocio, (lo que es estrictamente necesario). Esto nos llevará a que cada vez más, convivamos con diferentes formas de colaboración/relación entre empresas, partners, outsourcing, proveedores, freelances, etc… El reto será conseguir que todas estas relaciones estén asociadas de una manera que los clientes perciban la unidad de la empresa “núcleo”.

Bienestar en el trabajo.  La salud y el bienestar es un valor cada vez más valorado por las personas, y las empresas lo fomentarán de múltiples maneras. Se realizarán iniciativas que permitan que las personas estén mejor en el trabajo (física, psicológica y socialmente).

Juego y diversión. Cada vez somos  más conscientes de que el juego y la diversión no están reñidos con el trabajo “extraordinario” y el alto rendimiento. Aspectos que hasta ahora han sido “tabú” para el status quo de la organización, empezará a formar parte de la naturaleza de los negocios. Será un aspecto clave en las nuevas relaciones humanas para ganar “engagement” y resultados. El entusiasmo será la normalidad.

Responsabilidad social más allá del negocio. La responsabilidad social corporativa se planteará más allá del negocio, la aportación social de las compañías será especialmente relevante. Hay muchas prácticas que no van a volver a ser aceptadas, y esto hará que las empresas “se mojen”.

Nuevos modelos de formación y aprendizaje. La responsabilidad del desarrollo pasa directamente a cada una de las personas, las empresas tendrán que facilitar espacios y prácticas para que se fomente. A la vez, la empresas se enriquecerán de esta auto-responsabilidad y generará mucho más conocimiento. Unido a la integración de nuevas asociaciones a las personas “núcleo” que aportarán un conocimiento distinto de gran valor. El gran reto será capitalizar todo ese conocimiento y aceptar que el negocio está en aprendizaje continuo.

La diversidad generacional como valor. Las normas, políticas y cultura se tienen que adaptar a las diferentes generaciones que conviven (y convivirán) en las organizaciones. Es importante aprovechar el valor de cada una de las generaciones en cada área, decisión y proyecto. La clave será canalizar el conflicto para que se convierta en resultados geniales.

Integración de la vida profesional y personal. La tecnología y la nuevas formas de vivir van a provocar que se fomente la integración de la vida personal y profesional, los horarios serán más volátiles y las personas serán responsables de su trabajo cumpliendo los plazos pero distribuyendo su tiempo para conseguir la integración de las dos áreas y poderlas equilibrar. Supondrá la muerte del “presentismo”.

Hipercomunicación y socialmedia. Las personas estamos cambiando de hábitos, ya hemos superado que “la información es poder”. Con la introducción de los social media en nuestras vidas, las personas hemos adquirido nuevos hábitos de comunicación donde estamos permanente comunicando. Sabemos lo que ha pasado, pasa y pasará, si se consigue integrar dentro de las organizaciones provocará la muerte del rumor. Si no se integra, el rumor se “comerá” a la comunicación. La integración de los socialmedia en el negocio será un aspecto clave para el desarrollo de los nuevos negocios y las nuevas relaciones humanas.

¿Qué otros aspectos consideras que serán importantes en 2014? ¿De qué más se hablará en la gestión de personas?

Rafa

Posts Twitter Google+

Apasionado por las personas y las organizaciones. Curiosidad infinita. Acción. Trabajo en las Nuevas relaciones humanas para construir nuevos negocios. Si quieres contactar conmigo de forma directa me puedes encontrar en twitter: @RafaDiaz1